Está visto y comprobado que ser Popular y morir joven, es posible pasaporte a futuro Mito. Pero ser Popular, morir joven y además ser lindo y carismático, ya otorga un diploma de Mito inmortal seguro.
Si además, quien se convertirá en Mito inmortal seguro, murió bajo circunstancias trágicas o dudosas, nace un ícono eterno, venerado, inolvidable y atesorado en la magia de la leyenda y el misterio. De eso tratará este blog. De aquellos famosos que se fueron antes de lo previsto.Jóvenes, descaradamente jóvenes, talentosos e idealizados.( Las biografias en su mayoría, son tomadas de Wikipedia)
...Este blog se creó el 23 de marzo del 2008...

Morir Joven : Mito Inmortal

miércoles, 26 de marzo de 2008

Pappo. Su Muerte

Pappo murió en un accidente con su moto, cerca de Luján, en la noche del jueves 24 de febrero de 2005.

Una multitud despidió a Pappo
Cientos de músicos y seguidores de Norberto “Pappo” Napolitano despidieron esta tarde los restos del legendario guitarrista de blues en el cementerio porteño de la Chacarita. El “Carpo”, como lo llamaban en el ambiente, murió esta madrugada cuando viajaba en su moto Harley Davidson por la ruta 5, kilómetro 71, en la localidad bonaerense de Luján.

Acompañado por una multitud, el cortejo fúnebre partió desde La Paternal hacia el cementerio de la Chacarita. En el trayecto, la interminable caravana de autos y motos pasó por la casa del músico, ubicada en Artigas al 1900.

Los restos del guitarrista, que no tuvieron velatorio previo, fueron depositados en el Panteón que posee Sadaic en Chacarita. Minutos antes se celebró una misa que, debido a la gran cantidad de asistentes, tuvo que hacerse al aire libre.

Familiares, amigos, músicos, fanáticos y motoqueros fueron al cementerio para despedirse de Pappo. Había gente de diferentes ambientes: Guillermo Vilas, Jorge Rodríguez, Alejandro Lerner, sus compañeros de Riff y el líder de los Ratones Paranoicos, Juanse, entre otros.

Personas de todas las edades lo despidieron con aplausos y cantos. Como homenaje, se escuchó el potente sonido de los motores de las motos que tanto le gustaban al guitarrista.

“Pappo era un chico grande. Tenía siempre una sonrisa: el decía que el único camino para salvar al mundo es la música", recordó esta mañana Lito Sanmiguel, músico y amigo del cantante fallecido.

“Hoy es un día horrible”, dijo Fabián Von Quintiero, otro músico cercano al guitarrista, quien recordó que mantenía una relación “casi familiar” con Pappo.

Según informaron fuentes policiales y periodísticas a las que tuvo acceso Clarín, Pappo, su hijo y su nuera viajaban en dos motos cuando al llegar al paraje Estancia La Blanqueda, los dos vehículos se habrían rozado y a consecuencia de ello la moto del rockero, tras perder el equilibrio, cayó al pavimento. Siempre de acuerdo a esta versión, Pappo resultó arrollado por otro rodado, un Renault Clío de color dorado.

Otra versión, en cambio, señalaba que Pappo habría caído sobre el asfalto tras ser impactado por un auto Renault Megane. Con todo, este trascendido también concluyó que el rockero fue atropellado por el Clío.

Voceros de la Policía informaron que Pappo murió instantáneamente a consecuencia de las graves heridas recibidas. En cambio, su hijo —también guitarrista— y su nuera resultaron ilesos. Tras permanecer por largos minutos en la ruta, el cadáver del músico fue trasladado a la morgue de Luján, luego de que personal de la Comisaría Segunda de Flandria labrara las actuaciones del hecho para girarlas al juzgado de turno de Mercedes.
De acuerdo a lo que trascendió, Pappo había alquilado una casaquinta en la zona donde ocurrió el accidente para pasar allí la temporada de verano.

Con la muerte de Pappo, el rock nacional pierde, sin discusión, a una de las figuras más emblemáticas de su historia. Nacido en el barrio de La Paternal el 10 de marzo de 1950, Pappo redondeó una trayectoria artística de más de 35 años que, aún con altibajos, alcanzó picos de notable trascendencia, como cuando tocó con su maestro B.B.King (el "rey" del blues) en el mismísimo Madison Square Garden.

Aquel concierto fue una prueba del reconocimiento que tenía el genial guitarrista nacido en Mississippi por la calidad artística del músico argentino, a quien sus íntimos llamaban Carpo. Autodidácta, Pappo también supo compartir escenarios y estudios de grabación con otras luminarias, como el guitarrista inglés Peter Green y el bajista Lemmy, líder del grupo Motorhead.

En el orden local, sólo por citar algunos de los grupos en los que Pappo dejó su sello, en los 60 y los 70, fueron Los Gatos (sus desencuentros con Litto Nebbia lo hicieron buscar otros horizontes), Los Abuelos de la Nada, La Pesada del Rock & Roll, Conexión N° 5 y Manal, entre otros. Pero fueron, sin duda, Pappo''s Blues y Riff las bandas con las que Pappo logró sus mayores éxitos discográficos.

Hay que decirlo: no todas fueron rosas en la carrera de Napolitano. Al promediar los 70, en pleno apogeo del rock sinfónico, y después de ser abucheado en un concierto en el predio de la Sociedad Rural, Pappo armó las valijas y se fue a Inglaterra. Se radicó en Londres, donde para mantenerse hizo todo tipo de changas. La experiencia inglesa al fin no duraría mucho: fue expulsado por problemas de visa. De allí, se marchó un tiempo a Estados Unidos (país al que volvería un sinfín de veces), para volver a radicarse en la Argentina cuando depuntaban los ochenta.

Por mencionar sólo algunos de sus mayores hits —siempre en una línea de rock duro, pirotécnico y directo— fueron por "El Tren de la Hora 16", "Hombre Suburbano", "Susy Cadillac" y "Desconfío". Pappo se hizo definitivamente masivo en la Argentina cuando impuso en el programa de Tato Bores el rock —de autoría de Alejandro Borestein, el hijo de Tato— "Mi Vieja", en el que conminaba, con su voz cavernícola, pero no desafinada, a que "nadie se atreva a tocar a mi vieja... ".

Hasta su muerte, Pappo seguía vigente y se había adaptado sin problemas a la convivencia con las nuevas generaciones de rockeros (especialmente con Divididos y La Renga), excepto con Charly García, con quien más de una vez se sacó chispas. Su último disco, "Buscando un amor", con una producción muy bien cuidada de Jorge "Corcho" Rodríguez fue un éxito de ventas. Hace diez años apostó fuerte a la vida sana: dejó el alcohol y el cigarrillo, al que llegó a detestar.

Hincha de San Lorenzo y fóbico al matrimonio (vivió con sus padres y hermana en la La Paternal hasta bien grande), el rockero que esta madrugada se convirtió en leyenda, además de su aficción por las guitarras Gibson, sentía gran atracción por la velocidad. Tanta que tenía un taller donde se preparaban coches de carrera. Pero su gran debilidad era su moto Harley Davidson, la misma con la que encontró su final en una ruta bonaerense.

Fuente: Rock.com.ar
Clarin.com

No hay comentarios: